Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close

Prolapsos – Rehabilitación post quirúrgica

Prolapsos

El prolapso anterior, también conocido como «cistocele», se produce cuando el tejido de sostén entre la vejiga y la pared vaginal de una mujer se debilita y se estira, permitiendo que la vejiga sobresalga en la vagina. El prolapso anterior también se denomina «vejiga prolapsada».

Distender los músculos que sostienen los órganos pélvicos puede provocar el prolapso anterior. Tales distensiones se producen durante el parto vaginal o por estreñimiento crónico, tos fuerte o levantamiento pesado. El prolapso anterior también tiende a causar problemas después de la menopausia, cuando los niveles de estrógeno disminuyen.

Síntomas

En casos leves de prolapso anterior, es posible que no notes signos ni síntomas. Cuando se manifiestan los signos y síntomas, estos pueden comprender:

  • Una sensación de pesadez o presión en la pelvis y la vagina
  • Aumento de las molestias cuando te tensionas, toses, haces fuerza hacia abajo o levantas algo
  • La sensación de que no has vaciado completamente la vejiga después de orinar
  • Infecciones repetidas en la vejiga
  • Dolor o incontinencia urinaria durante las relaciones sexuales
  • En casos graves, una protuberancia de tejido que sobresale a través de la abertura vaginal y puede sentirse como si estuvieras sentada en un huevo

Los signos y síntomas suelen notarse en especial después de permanecer de pie durante largos períodos y pueden desaparecer cuando te acuestas.

Prolapso, Fisioterapia del suelo pélvico

Prolapso, Fisioterapia del suelo pélvico

Causas

El suelo pélvico está formado por músculos, ligamentos y tejidos conjuntivos que sostienen la vejiga y otros órganos pélvicos. Las conexiones entre los músculos del suelo pélvico y los ligamentos pueden debilitarse con el tiempo, como resultado de un traumatismo por un parto o por el esfuerzo crónico de los músculos del suelo pélvico. Cuando esto sucede, la vejiga puede deslizarse por debajo de lo normal y sobresalir de la vagina (prolapso anterior).

Las posibles causas del prolapso anterior son:

  • Embarazo y parto vaginal
  • Sobrepeso u obesidad
  • Levantar objetos pesados en repetidas ocasiones
  • Esfuerzo realizado en las evacuaciones intestinales
  • Tos crónica o bronquitis

Factores de riesgo

Estos factores pueden aumentar el riesgo de padecer prolapso anterior:

  • Multi-partos. Las mujeres que han dado a luz por vía vaginal uno o más niños tienen un mayor riesgo de padecer prolapso anterior.
  • El riesgo de tener prolapso anterior aumenta con la edad. Esto es especialmente cierto después de la menopausia, cuando la producción corporal de estrógeno (que ayuda a mantener el suelo pélvico fuerte) disminuye.
  • Histerectomía. La extracción del útero puede contribuir a debilitar el apoyo del suelo pélvico y crear un descenso de la vejiga.
  • La genética. Algunas mujeres nacen con tejidos conjuntivos más débiles, lo que los hace más vulnerables al prolapso anterior.
  • Las mujeres con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de padecer prolapso anterior.

Prevención

Para reducir el riesgo de desarrollar prolapso anterior, prueba estas medidas de cuidado personal:

  • Tratar y prevenir el estreñimiento.
  • Para eso son útiles los alimentos con alto contenido de fibra
  • Levantar los objetos correctamente, y evitar levantar objetos pesados.
  • Al levantar algo, usa las piernas en vez de la cintura o la espalda.
  • Controlar la tos.
  • Busca tratamiento para la tos crónica o la bronquitis y no fume.
  • Evitar el aumento de peso.
  • Habla con el médico para determinar tu peso ideal y, si es necesario, obtén consejos sobre las estrategias para bajar de peso.

Fisioterapia en prolapsos

La rehabilitación de suelo pélvico ayuda en prolapsos grado 1 e inicios de un grado 2, a partir de un grado 3 es necesaria la intervención quirúrgica.

Dentro de las técnicas que utilizamos están:

  1. Ejercicio especifico para generar un fortalecimiento muscular de la zona y buscar un ascenso de la vejiga descendida.
  2. Biofeedback, se utiliza la manometría donde se coloca una sonda de presión y la paciente genera cierres y se observa el tono y fuerza. De igual manera se utiliza para realizar consciencia de donde y como debe realizar los ejercicios pélvicos. Nos ayuda también a la educación para que no se generen hiperpresiones.
  3. Electroestimulación intravaginal, esta técnica aumenta la vascularización de la musculatura vaginal y anal ayudando seguido al fortalecimiento.

Radio frecuencia / tecarterapia / Diatermia:

Nos ayuda a un aumento de colágeno y tensión de la musculatura que se encuentra hipotónica (débil). Este procedimiento nos ayuda a avanzar mas rápido en el tratamiento.

    Solicitar Cita:

    ¡Queremos Ayudarle!

    Escríbanos hoy y agende su cita de valoración. En La clínica Traña nos brindamos un servicio personalizado con un equipo humano dedicado y profesional.

    Solicitar Cita ›