Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close

Fisioterapia en Incontinecia Fecal o de Gases

Fisioterapia en Incontinecia Fecal o de Gases

Incontinencia fecal

La incontinencia fecal (también llamada incontinencia anal) es el término usado cuando no se puede controlar la defecación. La deposición (heces) gotea fuera del recto en momentos no deseado, no en un momento planeado para ir al baño. Esta pérdida ocurre con o sin conocimiento. La incontinencia fecal ocurre más a menudo en las mujeres que en los hombres y también es una incidencia común en los ancianos.

El término incontinencia fecal se usa si ocurre cualquiera de las siguientes situaciones:

  • La deposición se escapa cuando tienes gases
  • La deposición se escapa debido a actividad física/ esfuerzos de la vida diaria
  • Una persona puede “sentir que él/ella tiene que ir” y no pueda ser capaz de llegar al baño a tiempo
  • Se ve deposición en la ropa interior después de ir a defecar de manera normal
  • Hay una pérdida completa de control intestinal

Hay varios factores que afectan la continencia de las deposiciones o la habilidad de controlar las defecaciones:

  • Los músculos en el recto y en el ano (las dos últimas secciones de los intestinos) deben de estar funcionando debidamente.
  • El recto debe de ser capaz de estirarse para sujetar la deposición. Debe de haber una “sensación rectal” para proporcionar avisos de la necesidad de ir a defecar. Cuando funciona adecuadamente, esto significa que una persona tiene la sensación de que es el momento de ir al baño.
  • Los músculos del ano, que se llaman esfínter, tienen que tener la capacidad de apretar el ano hasta que se cierre. Si estos músculos no están funcionando bien, la deposición puede salir inesperadamente.
  • La persona no tiene la habilidad física o mental como para “reconocer la señal” que dice que es el momento para ir al baño a defecar, o la movilidad física para alcanzar el baño.
  • Las deposiciones son muy líquidas o explosivas, o ambas cosas.

Si cualquiera de estas funciones del cuerpo no funcionan adecuadamente, ocurre la incontinencia fecal.

¿Qué causa cambios en las funciones del cuerpo?

  • Diarreas y estreñimientos frecuentes. Estas enfermedades causan que los músculos del recto y del ano se debiliten. Cuando estos músculos se debilitan, la habilidad de contener la deposición dentro del cuerpo también se debilita.
  • Daño muscular. El daño muscular puede ocurrir durante un parto vaginal difícil, cuando los médicos tienen que usar forceps o hacer pequeños cortes (una episiotomía) para hacer que la abertura sea más grande. El daño muscular también puede resultar de una operación quirúrgica anal o rectal (pero no de las operaciones quirúrgicas para curar las hemorroides.)
  • Edad avanzada. Naturalmente, con la edad se debilitan los músculos del recto y del ano. Otras estructuras cercanas en la pelvis también se sueltan con la edad. Esto añade más debilidad generalizada a esta zona del cuerpo, causando problemas con el control de las deposiciones. Las deposiciones sueltas son más difíciles de controlar que las duras. Cuando llega una gran cantidad de deposición suelta al recto, puede que no haya el suficiente tiempo de aviso para llegar al baño a tiempo.
  • Daño a los nervios. Si se dañan los nervios que controlan la capacidad de los músculos para contraerse del recto y del ano, puede dar como resultado la incontinencia. Los nervios que controlan “la sensación rectal” también pueden causar incontinencia si se dañan. El daño de los nervios puede ser causado por un parto vaginal difícil, una operación quirúrgica anal, por estreñimiento (que resulta en frecuentes y severos ataques de esfuerzos), o la presencia de ciertas enfermedades de salud (ej. Diabetes, esclerosis múltiple, ataque de apoplejía, tumor en la espina dorsal).
  • Incapacidad del recto para estirarse. Si los músculos del recto no son tan elásticos como deberían de ser, el exceso de deposición que se acumula puede escaparse. El síndrome del intestino inflamado (como la enfermedad de Crohn) también puede afectar a la capacidad del recto de estirarse. Las cicatrices que resultan de las operaciones quirúrgicas y terapias de radiación también pueden endurecer los músculos del recto.
  • Otras enfermedades. Ciertas enfermedades, como el prolapso del recto (el recto se cae dentro del ano) o el rectocele (el recto empuja hacia la vagina), o estreñimiento crónico donde la deposición se escapa pasando alrededor de una gran bola de deposición.
  • Otras causas: El abuso de laxativos, los tratamiento de radiación, ciertos defectos del sistema nervioso y congénitos, las enfermedades de síndrome del intestino inflamado y síndrome del intestino irritable pueden resultar en la pérdida de la capacidad de controlar las deposiciones.

Incontinencia de gases

Los gases incontrolables se conoce también como incontinencia de flatulencias. Esta condición se define como una perdida involuntaria de la salida de las flatulencias sin control de la persona, esto puede ocurrir en cualquier lugar y en cualquier actividad que este realizando. Usualmente los pacientes tienden a perder la confianza en relacionarse con mas personas por el miedo a que le suceda en publico y esto puede generar un conflicto emocional importante.

Una de las causas principales que suele traer consigo la incontinencia de gases es el embarazo y el parto. Durante el embarazo y el parto natural, el esfínter anal (el músculo que controla el ano) y los músculos del perineo (los músculos de la zona pélvica) sufren traumas. Como resultado, muchas mujeres experimentan una pérdida de control sobre los movimientos del intestino y el gas, inmediatamente después del parto. Si bien esto es muy común, ciertamente no es deseable.

Fisioterapia en la incontinencia fecal

Los tratamientos conservadores no invasivos son la primera alternativa por su alto porcentaje de eficacia y que incluyen:

  • Cambios en los hábitos dietéticos para conseguir una normalización del tránsito intestinal y eliminar el estreñimiento o diarrea crónicos que en muchos casos son la causa del problema.
  • Técnicas conductuales, como el aprendizaje de técnicas de defecación y la adopción de unos hábitos para acudir al baño a horas similares y poder prever la situación.

La REHABILITACIÓN DEL SUELO PÉLVICO (Ejercicios específicos de fortalecimiento del suelo pélvico, biofeedback, electroestimulación, radiofrecuencia y el balón rectal con una serie de ejercicios) tiene un porcentaje de mejoría que llega a alcanzar el 85% de éxito ya que la mayoría de los casos de incontinencia anal están asociados a problemas de suelo pélvico.

    Solicitar Cita:

    ¡Queremos Ayudarle!

    Escríbanos hoy y agende su cita de valoración. En La clínica Traña nos brindamos un servicio personalizado con un equipo humano dedicado y profesional.

    Solicitar Cita ›