Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close

Histerectomía: Rehabilitación Post Cirugía

Una histerectomía abdominal es un procedimiento quirúrgico donde se extirpa el útero a través de una incisión en la parte inferior del abdomen. El útero, o el vientre, es el lugar donde crece el bebé durante el embarazo. Una histerectomía parcial solo extirpa el útero y deja el cuello uterino intacto. Una histerectomía total extirpa el útero y el cuello uterino.

A veces una histerectomía incluye la extirpación de uno o ambos ovarios y las trompas de Falopio, un procedimiento denominado histerectomía total con salpingooforectomía.

La histerectomía también se puede realizar a través de una incisión en la vagina (histerectomía vaginal) o mediante el enfoque quirúrgico robótico o laparoscópico, que utiliza instrumentos largos y delgados insertados a través de incisiones abdominales pequeñas.

Histerectomía: Rehabilitación Post Cirugía

Tipos de Histerectomía

Histerectomía… ¿Por qué se realiza?

  • Cáncer ginecológico.Si tiene cáncer ginecológico (como cáncer de útero o de cuello uterino), una histerectomía podrá ser una opción de tratamiento. Según el cáncer específico que tenga y cuán avanzado esté, las otras opciones podrían incluir radiación o quimioterapia.
  • Una histerectomía es la única solución definitiva y permanente para los fibromas (tumores uterinos benignos que suelen provocar sangrado continuo, anemia, dolor pélvico o presión en la vejiga). Los tratamientos no quirúrgicos de los fibromas son una posibilidad según el nivel de molestia y el tamaño del tumor que tenga. Muchas mujeres con fibromas tienen síntomas mínimos y no necesitan tratamiento.
  • En el caso de la endometriosis, el tejido que reviste el interior del útero (endometrio) crece fuera del útero en los ovarios, las trompas de Falopio, u otros órganos pélvicos o abdominales. Cuando los medicamentos o la cirugía de conservación no mejoran la endometriosis, podrías necesitar una histerectomía junto con la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio (salpingooforectomía bilateral).
  • Prolapso uterino.Puede producirse el descenso del útero a la vagina cuando los ligamentos y los tejidos de apoyo se debilitan. El prolapso del útero puede provocar incontinencia urinaria, presión pélvica o dificultad con los movimientos intestinales. Podría ser necesaria una histerectomía para tratar estos trastornos.
  • Sangrado vaginal anormal.Si sus menstruaciones son intensas, irregulares o prolongadas, una histerectomía podrá traerle alivio cuando el sangrado no se pueda controlar con otros métodos.
  • Dolor pélvico crónico.Ocasionalmente, la cirugía es un último recurso necesario para las mujeres que experimentan un dolor pélvico crónico que claramente se origina en el útero. Sin embargo, la histerectomía no brinda alivio a muchas formas de dolor pélvico, y una histerectomía innecesaria puede crear nuevos problemas. Procura realizar una evaluación cuidadosa antes de proceder con esta cirugía mayor.

Fisioterapía en la Histerectomía

Histerectomía: Rehabilitación Post Cirugía

Histerectomía: Rehabilitación Post Cirugía

¿Qué puede hacer un fisioterapeuta antes o después de una histerectomía?

Tras la histerectomía el cuerpo experimenta muchos cambios, los cuales, dan lugar a una serie de síntomas o dolencias.

  • El dolor (abdominal, pélvico, lumbar, en las relaciones sexuales, cicatriz, etc.)
  • Las alteraciones uro-ginecológicas (prolapso de órganos pélvicos, pérdidas de orina, incontinencia de gases, etc.).
  • Inflamación abdominal (gases) y otras alteraciones gastrointestinales.
  • Problemas circulatorios (congestión pélvica, linfedema MMII).

Los fisioterapeutas podemos ayudar tanto antes como después de la histerectomía:

Fisioterapia antes de la Histerectomía:

Antes de la histerectomía los fisioterapeutas trabajamos para aliviar las molestias que puedan tener previas a la intervención quirúrgica, y preparamos los tejidos y estructuras lumbo-abdomino-pélvicas para acelerar la recuperación tras la cirugía.

Al igual que los futbolistas antes de una operación de rodilla preparan bien la musculatura de la pierna para recuperarse cuanto antes de la intervención y volver a jugar, ustedes las mujeres también pueden prepararse con tiempo para favorecer la recuperación.

Fisioterapia después de la Histerectomía:

Tras la histerectomía nuestro principal objetivo es aliviar el dolor y las molestias propias de la intervención; ayudar a la recuperación de los tejidos y prevenir posibles secuelas provenientes de la extirpación del útero para ganar en calidad de vida. Puede acudir a fisioterapia especializada pasadas unas 6 u 8 semanas tras la histerectomía.

Las primeras semanas posteriores a la histerectomía su médico les proporcionará las pautas que deben seguir durante ese tiempo para aliviar el dolor y prevenir infecciones.

Con este fin:

  • Sigue las recomendaciones sobre el cuidado de la herida (es importante mantener la herida limpia y seca) y evita realizar sobreesfuerzos y gestos de hiperpresión abdominal (levantar peso, toser con flexión de tronco, conducir, subir o bajar muchas escaleras, hacer deporte, mantener relaciones sexuales, etc.).
  • Descanse el tiempo que necesite; aunque le hayan dado de alta hospitalaria puede que siga con molestias. Permítase entre 4 y 8 semanas de “reposo relativo”. El tiempo de recuperación dependerá principalmente del tipo de intervención quirúrgica que hayan empleado. Si ha sido por vía abdominal necesita más tiempo de recuperación que la intervención por laparoscopia o vía vaginal.

Tras la cirugía y con la aprobación del médico hay muchas COSAS QUE SÍ PUEDE HACER y que, además, son recomendables para reducir el tiempo de recuperación de la histerectomía como por ejemplo:

  • Retomar progresivamente todas aquellas actividades que solía hacer en tu día a día antes de la intervención como dar paseos o realizar tareas domésticas (siempre que no impliquen realizar esfuerzos). Por ejemplo: puede poner la lavadora y limpiar el polvo, pero debe evitarse pasar la aspiradora o planchar. De todos modos, el fisioterapeuta le dará las pautas posturales necesarias para realizar las tareas de la casa sin generar demasiada presión intraabdominal.
  • Cuidar la dieta, hidratarse bien y seguir un estilo de vida hipopresivo, activo y saludable. Mantener un estilo de vida saludable y activo favorece el tránsito intestinal, y aporta infinidad de beneficios físicos y psicológicos. En este punto, el fisioterapeuta se encarga de prescribir ejercicios que no sean contraproducentes en el momento en el que se encontran y que aceleren el proceso de recuperación:
  • Ejercicios para mejorar la postura  y trabajar suelo pélvico, core, glúteos, aductores y demás musculatura relacionada de forma directa o indirecta con la cavidad abdomino-pélvica.
  • Explicación de actividades y ejercicios que no deben hacer, y de las precaucionesa tener en cuenta cuando realizamos cualquier tipo de esfuerzo o de actividad hiperpresiva en nuestro día a día (toser, defecar, saltar, etc).
  • En caso de haber recibido tratamiento con radioterapia pélvica es importante, evitar adherencias a nivel vaginal. Con este fin se recomienda mantener relaciones sexuales y usar dilatadores vaginales siguiendo un programa de dilatación progresiva. Los dilatardores evitan que se formen adherencias en las paredes vaginales que podrían dar lugar a un estrechamiento vaginal o estenosis.

Herramientas que usa el fisioterapeuta para aliviar el dolor:

  • Terapia manual (masaje de la cicatriz, masaje lumbar, tratamiento de puntos gatillo, neurodinamia, drenaje linfático, movilización visceral).
  • Electroterapia (TENS, electroacupuntura, radiofrecuencia, etc.)
  • Ejercicio terapéutico
  • Kinesiotape 
  • Punción seca

Fisioterapia para prevenir y tratar alteraciones uro-ginecológicas:

Para prevenir y tratar cualquier disfunción del área uroginecológica los fisioterapeutas empleamos un programa de rehabilitación del suelo pélvico personalizado y proporcionamos al paciente una serie de consejos para evitar futuras dolencias.

En este ámbito las principales técnicas que empleamos son: la terapia manual, el biofeedback y la electroestimulación, los dilatadores vaginales, la diatermia y el ejercicio terapéutico.

Desde la terapia manual a nivel pélvico los fisioterapuetas trabajamos sobre estructuras musculares, fasciales o articulares por vía vaginal, anal o vía externa. Pueden emplearse técnicas de masaje perineal, estiramiento, movilización articular, masaje para romper adherencias y tratar cicatrices dolorosas, mejorar la circulación, reducir la isquemia, quitar tensión a las ramas nerviosas, flexibilizar tejidos, ganar propiocepción, mejorar la actividad muscular, etc.

Histerectomía y

Por otro lado, dado que el suelo pélvico tiene una relación funcional importante con la musculatura abdominal, con el diafragma torácico y con la musculatura pelvitrocantérea, es muy importante que dicha musculatura también sea tratada al mismo tiempo o de forma previa al suelo pélvico.

En cuanto al biofeedback y la electroestimulación, son usadas con el fin de mejorar la conciencia y la calidad de la contracción de la musculatura de suelo pélvico, aliviar el dolor de la región pelvi-perineal, favorecer la activación muscular, inhibir la hiperactividad muscular, etc.

También empleamos en ocasiones la diatermia, que consiste en la aplicación de corrientes alternas de alta frecuencia (más de 1MHz), baja tensión y elevada intensidad. Esta forma de tratamiento puede aplicarse en fibrosis, adherencias, dolor y principalmente como técnica preparatoria para un abordaje manual posterior. Además, se ha demostrado su eficacia en el dolor pélvico crónico.

Por último, añadir que realizar los ejercicios de suelo pélvico y de la musculatura relacionada con la correcta funcionalidad del mismo permitirán prevenir y tratar disfunciones uro-ginecológicas y coloproctológicas: ejercicios de Kegel, ejercicios de la técnica Tupler, Gimnasia Abdominal Hipopresiva o Low Pressure Fitness, etc.

Recomendaciones para evitar lesionar el suelo pélvico:

  • Automatismo perineal o maniobra de Knack: Consiste en la integración de la contracción del SP, así como del plano profundo abdominal, antes y durante las actividades que generan incrementos súbitos de la presión intraabdominal como la tos, estornudos, cargar peso, reír o saltar.
  • La reeducación postural ante esfuerzos: tiene como principal objetivo aprender a colocar la columna, el tórax y la pelvis en posición neutra durante los esfuerzos. Esta posición proporciona una mejor trasmisión de presiones y ventaja mecánica a los músculos abdominales y del SP.
  • Actitud hipopresiva.
  • Dieta saludable, hidratación y ejercicio.

Fisioterapia en la disfunción sexual después la histerectomía

La disfunción sexual se caracteriza por el dolor pélvico que aparece con las relaciones sexuales en la penetración, estando sentadas, con el roce de la ropa interior, etc.

Este dolor pélvico suele relacionarse con otras patologías abdominopélvicas entre las que destacan cicatrices y adherencias postquirúrgicas, ciertas patologías ginecológicas (tumores ováricos, prolapsos, etc.) y muchas veces va asociado a un aumento de tono de la musculatura del suelo pélvico.

El dolor en las relaciones sexuales o dispareunia también puede deberse a la sequedad vaginal y los cambios producidos en el tejido conjuntivo tras la extirpación del útero, o como  consecuencia de la quimio y/o radioterapia.

En caso de dispareunia (dolor en las relaciones sexuales) los fisioterapeutas empleamos muchas de las herramientas que hemos comentado anteriormente con el fin de mejorar la funcionalidad y calidad de los tejidos pelvi-perineales, y consecuentemente conseguir mayor calidad de vida y de la función sexual: aumentar la lubricación, la capacidad de contracción y relajación muscular, el soporte de los órganos pélvicos, la movilidad y estabilidad lumbo-pélvica,…

En estos casos, y siempre que a la mujer le apetezca, también recomendamos el uso de lubricantes (aceites naturales), vibradores, estimuladores de clítoris y del punto G.

Solicitar Cita ›