Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close

Prostatitis Crónica

Prostatitis Crónica

La próstata es una glándula localizada en la cavidad pélvica del hombre, detrás del pubis, delante del recto y debajo de la vejiga. Envuelve y rodea el primer segmento de la uretra justo por debajo del cuello vesical. Es un órgano de naturaleza fibromuscular y glandular. Tiene forma de pirámide invertida. Su peso en la edad adulta es del 20g, lo que suele mantenerse estable hasta los 40 años, edad en que se producen una serie de cambios histológicos, la glándula crece y bloquea la uretra o la vejiga. Uno de los problemas mas comunes que suelen enfrentrar los hombres es la Prostatitis Crónica.

El modelo anatómico actual que se acepta, distingue cuatro zonas en la próstata:

  1. Zona anterior o estroma fibromuscular: formado de tejido conectivo y muscular compacto, rodea la uretra proximal a nivel de cuello vesical, donde se uno con el esfínter interno y el musculo detrusor.
  2. Zona periférica, de origen endodérmico, es la región mas grande de la próstata glandular, contiene el 75% de dicho tejido y casi todos los carcinomas de próstata se originan en esta zona.
  3. Zona Central: la región mas pequeña de la próstata glandular, representa entre el 20-25% de su masa y es atravesada por los conductos eyaculadores. Resulta afectada por un 10% de los adecarcinomas.
  4. Zona transicional y periuretral: tiene origen mesodérmico, formada por un grupo pequeño de conductos íntimamente relacionados con la uretra proximal. Estos conductos representan el 5% de la masa prostática glandular. A pesar de su tamaño y su irrelevante importancia funcional, la zona transicional y las glándulas periuretrales constituyen el sitio especifico de origen de las Hiperplasias Benignas de Próstata (HBP) y es el mas afectado por adenocarcinomas.

En la próstata se pueden identificar tres tipo de células:

  1. Células epiteliales secretoras, son cilíndricas altas, bien diferenciadas y conectadas entre si por moléculas de adhesión celular y con su base fija a la membrana basal a través de receptores de integrinas. Participan en la extrusión mecánica del liquido eyaculado bajo estimulación nerviosa.
  2. Células basales, mas pequeñas que las anteriores, menos abundantes, diferenciadas y se fijan sobre la membrana basal. Se cree que dan origen a las células epiteliales secretoras.
  3. Células neuroendocrinas, se ubican entre el epitelio secretor y en los conductos de todas las porciones de la glándula, así como en la mucosa uretral prostática.

Funciones de la próstata

Tiene como función ayudar al control urinario mediante la presión directa contra la parte de la uretra que la rodea. Produce una secreción liquida (liquido prostático) que forma parte del semen. Esta secreción prostática contiene sustancias que proporcionan junto con el semen, nutrientes y un medio adecuado para la supervivencia de los espermatozoides.

Esta Glándula produce y se afecta por múltiples hormonas, como la testosterona y la dihidrotestosterona. La mayoría de los cáncer de próstata tienen lugar en la periferia de la próstata, mientras que en las HBP la zona de transición es comúnmente la mas afectada. Aunque se ha reportado cáncer de próstata en un 15% en la zona de transición y en un 5% en la porción central.

Clasificación de la prostatitis:

1. Categoría I: Prostatitis bacteriana aguda

Generalmente se relaciona con una infección bacteriana de la próstata y puede ocurrir en hombres de cualquier edad. Cualquier organismo capaz de producir una infección de las vías urinarias pueden producri una prostatitis bacteriana aguda. Las bacterias mas frecuentes que causan una prostatitis aguda son las gram negativas, específicamente las enterobacterias (escherichia coli), asi como también, kleisella pneumoniae, proteus mirabilis, pseudomona aeroginosa, staphilococcus aureus, enterococos y anaeróbicos (bacterioides spp). También algunas enfermedades de trasmisión sexual (ETS) pueden producir prostatitis aguda, entre estas están gonorrea, clamidia y las trichomonas. También se puede presentar prostatitis aguda por cateterización de la uretra, cistoscopia, por un trauma, por obstrucción vesical o por infección en alguna parte del cuerpo.

Los síntomas suelen presentarse bruscamente evidenciándose sintomatología de infección urinaria, prostatitis y bacteriemia, provocando disuria, polaquiuria, urgencia miccional, dolor lumbosacro, perineal, en el pene y rectal; fiebre, artralgia y mialgias en general. El tratamiento generalmente es exitosos y se basa en la administración precoz de antibióticos para evitar abscesos prostáticos, antiinflamatorios no esteroideos y abundantes líquidos.

2. Categoría II: Prostatitis bacteriana crónica.

Se caracteriza por ser una infección de la próstata que se repite una y otra vez. Los síntomas son muy similares a los de la prostatitis aguda, aunque generalmente no hay fiebre y no resultan tan severos como en la prostatitis aguda pero si pueden permanecer largo tiempo. Los gérmenes implicados son los mismos que en la prostatitis aguda, aunque algunos estudios han revelado que infecciones con Chlamydia trachomatis también pueden causar prostatitis crónica.

La sintomatología es muy similar a la de la prostatitis aguda pero sin síntomas de infección aguda, aunque si con síntomas irritativos de infección urinaria. En muchas ocasiones los pacientes pueden estar asintomáticos. Este tipo de prostatitis es difícil de tratar. Aunque el tratamiento utilizado generalmente se basa en la administración de antibióticos, no siempre se encuentra una causa infecciosa como responsable del proceso, también se emplean antinflamatorios, α-bloqueadores e inyecciones locales de antimicrobianos.

3. Categoría III: Prostatitis no bacterianas inflamatorias y no inflamatorias.

Son el tipo más común de prostatitis y frecuentemente es una condición crónica que igualmente puede afectar a hombres de cualquier edad. La orina y fluidos de la próstata no evidencian la presencia de infección por microorganismos, pero el semen y otros fluidos prostáticos contienen células que se producen usualmente cuando el organismo está frente a una infección, y además se evidencian células inflamatorias. La etiología no está clara, aunque se postula que puede ser originada por infecciones con microorganismos no comunes (Chlamydia trachomatis, Ureoplasma urealyticum, micoplasma hominis), otros investigadores piensan en un problema inflamatorio-inmunológico.

La sintomatología se caracteriza por una variedad de síntomas genitourinarios que se centran en el dolor perineal, abdominal bajo, en pene y testicular, y por disuria. Los tratamientos más relevantes se basan en la medicación para la hiperplasia benigna, α-bloqueadores, y antinflamatorios locales que relajen los músculos de la próstata.

4. Categoría IV: Prostatitis inflamatoria asintomática.

Ausencia de síntomas, con leucocitos en la biopsia, semen, secreción prostática.

Tratamiento en fisioterapia

La fisioterapia consiste fundamentalmente en técnicas analíticas y globales: masaje, estiramientos, liberación de los puntos gatillos por digitopresión y la utilización de la aguja seca, la liberación de las restricciones de movilidad en las fascias (técnicas de inducción miofascial), tratamiento de la hipertonía diafragmática y de la musculatura abdominal como principales reguladores de la transmisión de presión intraabdominal.

El tiempo es un factor crítico. La liberación de las fibras llevara un proceso lento.

    Solicitar Cita:

    ¡Queremos Ayudarle!

    Escríbanos hoy y agende su cita de valoración. En La clínica Traña nos brindamos un servicio personalizado con un equipo humano dedicado y profesional.

    Solicitar Cita ›