Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close

Dolor Pélvico Crónico en Hombres

Dolor Pélvico Crónico en Hombres

Hablamos de dolor pélvico crónico como un síndrome caracterizado por la presencia de dolor en la región pélvica(es decir, abdomen inferior, entre las caderas y por debajo del ombligo) que se prolonga durante al menos seis meses, ya sea de forma continua o intermitente.

Este síndrome, que puede afectar a hombres y mujeres independientemente de su edad y puede llegar a ser muy incapacitante, entraña cierta complejidad a la hora de ser diagnosticado.

En muchos casos no se identifica la causa que origina el dolor y esto conduce a quienes lo padecen a un auténtico peregrinaje, de unos especialistas a otros, retrasando el diagnóstico y el tratamiento.

Detrás de su existencia (Dolor Pélvico Crónico) en hombres encontramos patologías y disfunciones como:

  • La prostatitis crónica bacteriana o abacteriana
  • La cistitis intersticial
  • El síndrome de dolor uretral
  • El síndrome del atrapamiento del nervio pudendo
  • El síndrome de dolor miofascial del suelo pélvico
  • El dolor crónico posterior a la cirugía urológica
  • El dolor post-vasectomía
  • Dolor miofascial del suelo pélvico

La mayor parte de estos pacientes que no mejoran, padecen lo que se conoce como dolor miofascial del suelo pélvico. Este concepto hace referencia a que el origen del dolor está en el músculo (mio) o en el tejido conectivo que lo recubre (fascial). Mientras que en las vísceras pélvicas no existe ninguna alteración relevante (o al menos ninguna que justifique el cuadro doloroso): ni en la próstata, la vejiga, la uretra, el intestino, los testículos…

¿En que consiste el dolor miofascial?

El dolor miofascial consiste en la presencia de un área dolorosa relacionada con un punto gatillo (“contractura” o trigger point). Éste punto es una zona extremadamente sensible, habitualmente localizado dentro de una banda tensa en el músculo. Que provoca dolor en una zona concreta, característica para cada punto. En los casos de dolor pélvico, este punto gatillo puede localizarse en cualquiera de los músculos que constituyen el suelo pélvico (por ejemplo, el músculo elevador del ano), en zonas vecinas (como el músculo piramidal) o incluso en áreas lejanas (musculatura abdominal).

Tratamiento en Fisioterapia

  1. Magnetoterapia
  2. Tecarterapia/Diatermia
  3. Terapia manual miofascial
  4. Técnicas de relajación
  5. Electroestimulación etc

    Solicitar Cita:

    ¡Queremos Ayudarle!

    Escríbanos hoy y agende su cita de valoración. En La clínica Traña nos brindamos un servicio personalizado con un equipo humano dedicado y profesional.

    Solicitar Cita ›