Teléfonos 2290-5278 | 8436-9094
Close
Qué es una Fascitis Plantar, cómo se produce y cuál es su tratamiento.

Qué es una Fascitis Plantar, cómo se produce y cuál es su tratamiento.

La Fascitis Plantar es la inflamación de la fascia del pie, aunque en los últimos años tenemos diversos estudios que demuestran que la Fascitis Plantar debe su patología más a un proceso degenerativo (microtraumatismos repetitivos y degenerativos) más que a un proceso inflamatorio.

Definición de Fascia Plantar

La Fascia Plantar es un tejido conjuntivo, en concreto conectivo denso irregular, fibroso tridimensional formado por fibras de elastina y de colágeno. Hay autores que sostienen que la fascia plantar es una prolongación del tríceps sural (gastrocnemios y sóleo), y otros que defienden que es una parte anatómica totalmente independiente. Está inervado por ramas del nervio calcáneo medial.

Factores o causas que predisponen tener Fascitis Plantar:

Factores Intrínsecos:

  • Peso: personas con sobrepeso.
  • Espolón Calcáneo: en multitud de ocasiones van de la mano debido a las fuerzas tensionales que genera la fascia sobre el tubérculo del calcáneo.
  • Sobreesfuerzo físico.

Focos infecciosos: muy importante tener higiene con las heridas en la región plantar del pie.
Factores biomecánicos como excesiva pronación del pie, pie cavo y pie plano.

  • Dietas que aumentan la uricemia.
  • Enfermedades metabólicas como la diabetes.
  • Enfermedades inflamatorias como artritis reumatoide.
  • Factores Extrínsecos :
  • Calzado: debe ser adecuado para cada tipo de pisada.
  • Factores biomecánicos, estar de pie mucho tiempo.
  • Entrenamientos excesivos mal preparados.
  • Traumatismos.

Consejos

Los primero días, hasta que el dolor no haya disminuido, es recomendable realizar un reposo relativo del pie. Reducir la intensidad y la frecuencia de la actividad deportiva, hasta que remita el cuadro agudo. Conviene no realizar largos paseos ni caminar en exceso sobre superficies irregulares durante el periodo de reposo.

Un ejercicio muy sencillo y que da muy buenos resultados es colocar una botella pequeña de agua congelada en el suelo y poner el pie encima. Hacer rodar la botella pasándola por toda la plantar del pie y apretar con relativa fuerza, desde el talón hasta los dedos. El efecto del hielo disminuirá la inflamación y la dureza de la botella hará de “automasaje” e irá relajando la fascia.

También podemos realizar estiramientos activos de toda la planta, llevando el pie y los dedos hacia una flexión dorsal, con nuestra mano o ayudarnos con una toalla.

Deja un comentario

Su Email no será publicado *

Solicitar Cita ›